La carne roja y procesada puede ser un factor de riesgo para el cáncer de mama debido a su contenido en hierro, a la administración de estrógenos al ganado o mutágenos creados durante la cocción. En un estudio de cohorte y meta-análisis en dónde participaron 4819 mujeres de 40 a 69 años se analizó la asociación entre consumo de carne roja y carne procesada y su relación con el cáncer de mama. Tras 7 años de seguimiento, de las 4819 mujeres desarrollaron cáncer de mama 262,195 y se asoció el consumo de carne procesada con el cáncer de mama. En cambio, el consumo de carne roja no se ha asociado con el cáncer de mama.

Fuente del estudio: Red and processed meat consumption and breast cancer: UK Biobank cohort study and meta-analysis.  2017 Dec 21;90:73-82. doi: 10.1016/j.ejca.2017.11.022.

El consumo de carne fresca no se asocia a mayor riesgo de cáncer de mama. El de carne procesada sí
Etiquetado en: