Por qué tomar suplementos nutricionales

Extra Revista Integral: Suplementos Clásicos y Recientes

Muchas personas viven hoy en día trastornos derivados del estrés y presentan trastornos intestinales o de insomnio, situaciones de baja energía y vitalidad que se disimulan con bebidas excitantes… Para muchos, estos estados son “normales” o pasajeros y no les prestamos más importancia: se consideran pequeñas incomodidades para ir superando en el día a día. En realidad, estos pequeños desajustes orgánicos no son más que la consecuencia de insuficiencias nutricionales (que no es lo mismo que deficiencias nutricionales).

ES LO QUE COMEMOS

Comemos demasiado, pero lo que come- mos no basta: por eso conviene replantear los hábitos alimentarios. Como se sabe, y en mayor o menor medida, el déficit de un determinado nutriente puede com- portar la aparición de enfermedades. Antiguamente, los marineros presentaban déficit de vitamina C que desencadenaba el escorbuto; también había personas que desarrollaban el beri-beri debido a un déficit de tiamina (vitamina B1). Por suerte hoy en día en nuestra sociedad no presentamos estas enfermedades, pero en cambio estamos desarrollando una serie de desequilibrios que, como decíamos, nos parecen una cosa “normal” en estos tiempos ajetreados. Sin embargo, es fácil darse cuenta enseguida que estos desajustes no son más que el resultado de los hábitos alimentarios, sin presentar carencias reales de nutrientes.

AGRICULTURA EMPOBRECIDA

Además, el suelo de cultivo se ha empobrecido hasta límites inquietantes, como resultado de la agricultura intensiva que incluye fertilizantes y venenos de la industria química que son peligrosos para la salud. Enfermedades cardiovasculares, diabetes, sobrepeso, hipertensión, inclu- so cáncer.

Por suerte, la alimentación es un factor externo que podemos modificar y educar. Y sabemos con creces que estos cambios favorecerán no sólo una buena salud, sino también una buena prevención de futuras enfermedades.

NUTRICIÓN ÓPTIMA: ALGO PERSONAL

El objetivo es la nutrición óptima. Una nutrición de mantenimiento que sólo busca llegar a las CDR ya no sirve.