Dieta cetogénica y epilepsia

Dieta cetogénica y epilepsia

Cada vez hay más pruebas de que los cuerpos cetónicos (derivados de la oxidación de ácidos grasos y producidos durante el ayuno o el consumo de dietas ricas en grasas) pueden ejercer amplios efectos neuroprotectores. Con respecto a la epilepsia, se ha demostrado que los cuerpos cetónicos (tal como β-hidroxibutirato o BHB, acetoacetato y acetona) bloquean convulsiones recurrentes inducidas de forma aguda y espontánea en diversos modelos animales. Aunque los mecanismos subyacentes a los efectos anti-convulsivos de los cuerpos cetónicos no se han elucidado completamente, estudios experimentales recientes han observado efectos mediados por cetonas tanto en canales inhibidores (por ejemplo, GABAérgicos, purinérgicos y sensibles a ATP). Además, el BHB parece ejercer tanto actividad epigenética (es decir, inhibición de histona desacetilasas o HDAC) como actividad antiinflamatoria (es decir, modulación periférica del receptor de ácido hidroxicarboxílico e inhibición de la actividad del receptor 3 de tipo NOD o inflammasoma de NRLP3). Mientras, líneas paralelas de evidencia indican que la inhibición de HDAC y una reducción en la neuroinflamación sola o colectivamente puede bloquear la actividad convulsiva. Sin embargo, la noción de que los cuerpos cetónicos son, ellos mismos, agentes anti-convulsivos requiere la validación clínica, ya que los estudios previos no han revelado una clara correlación entre los niveles de cetonas en la sangre y el control de las crisis. A pesar de esta limitación, hay evidencia creciente de que los cuerpos cetónicos son más que sólo combustibles celulares, y pueden ejercer profundos cambios bioquímicos, celulares y epigenéticos que favorecen una atenuación general en la excitabilidad de la red cerebral.

Ketone Bodies as Anti-Seizure Agents. Simeone TA, Simeone KA, Rho JM. neurochem Res. 2017. Apr 10.