El ejercicio físico puede reducir los síntomas de la menopausia en las supervivientes de cáncer

Ejercicio

El ejercicio físico puede reducir los síntomas de la menopausia en las supervivientes de cáncer

El ejercicio físico puede reducir la fatiga, los dolores musculares y articulares durante la terapia hormonal

Aunque las tasas de supervivencia del cáncer de mama han mejorado mucho, nos encontramos con muchas pacientes que, una vez finalizado el tratamiento de cirugía, quimioterapia o radioterapia, tienen que realizar tratamiento hormonal y, a pesar de estar libres de enfermedad, deben hacer frente a los efectos adversos. A lo largo del proceso del tratamiento oncológico estas pacientes pueden presentar diferentes problemas que les dificulta la calidad de vida como son: aumento de peso, fatiga, problemas de insomnio, dolores articulares, sequedad de piel y mucosas, alteraciones digestivas.

Cuando hablamos de tratamiento del cáncer de mama obviamente pensamos en cirugía, quimioterapia, radioterapia, terapia hormonal, inmunoterapia, anticuerpos mononclonales… Pero hay otros aspectos a tener en cuenta a la hora de tratar este tumor que también juegan un papel clave. Y uno de ellos es la dieta y el estilo de vida.

Las mujeres que han superado un cáncer de mama pueden presentar una serie de problemas de salud relacionados con el tratamiento como son: aumento de peso, alteración cognitiva, fatiga, secuelas físicas y psicológicas, problemas de insomnio, alteraciones que afectan negativamente su calidad de vida. Estudios recientes indican que muchos problemas de salud relacionados con la supervivencia pueden modificarse mediante prácticas de estilo de vida como una buena dieta, y mayor actividad física.

Las mujeres que permanecen físicamente activas y cumplen unas pautas de ejercicio físico presentan menos síntomas asociados con la menopausia repentina que presentan las mujeres de cáncer de mama y que se encuentran con terapia hormonal.

Así se observó en el programa Women’s Wellness after Cancer Program (WWACP), en dónde participaron más de 350 mujeres supervivientes de cáncer de mama en un programa holístico para mejorar la salud y el bienestar y que duró 12 semanas. En este programa se incluyó el ejercicio físico, la nutrición, el manejo del estrés, estrategias para mejorar la calidad del sueño, estrategias para dejar de fumar y reducir el alcohol. Se observó que las mujeres que cumplieron todo el programa presentaban menos síntomas asociados como: reducción de los síntomas depresivos y reducción de náuseas, mareos, cansancio, dolores musculares y articulares, mejora de los patrones de sueño y función sexual.

Hoy en día sabemos que ciertos factores de estilo de vida y comportamientos de salud pueden tener un impacto positivo en la calidad de vida de estas mujeres después del cáncer.

 

Para más información de la importancia del ejercicio físico en las mujeres con cáncer de mama: IPEFC

Información del estudio: The Women’s wellness after cancer program: a multisite, single-blinded, randomised controlled trial protocol